Como es el estilo de vida en Dinamarca?

¿Cómo es el estilo de vida en Dinamarca?

Dinamarca es un país pacífico y tolerante, con una tasa de delincuencia y corrupción envidiablemente baja. De hecho, en 2010 fue catalogado como el país menos corrupto del mundo y diversos estudios apuntan que sus habitantes son los más felices del planeta, situándose como uno de los mejores países en los que vivir.

¿Por qué es bueno vivir en Dinamarca?

De hecho, los daneses siempre se encuentran en el top 5 de pueblos más felices del mundo. Otra de las principales ventajas de vivir en Dinamarca es el sistema social. El gobierno danés ofrece diversos servicios sociales y la sanidad en Dinamarca es gratuita. Una de las desventajas de residir en Dinamarca es el clima.

¿Cómo se vive en Dinamarca el país en el que todo parece funcionar?

Hay calles limpias, casi sin autos que contaminan, y la pobreza nunca se trata porque no parece un problema. La serie es sobre política y la política es política en todos lados: se ven negociados, mentiras y arreglos entre funcionarios que quieren llegar al poder o que se resisten a abandonarlo.

¿Qué caracteriza a Dinamarca?

El territorio danés está compuesto por la península de Jutlandia (Jylland) y por 407 islas de las cuales 79 están habitadas (2009). ​ Dinamarca cuenta con 7 314 km de costas​ y está totalmente rodeada por el mar del Norte y el mar Báltico, a excepción de Jutlandia, que la une al continente europeo.

¿Cómo es la seguridad en Dinamarca?

En general, Dinamarca es considerado un país extremadamente seguro para visitar. Es un país que casi no tiene riesgo de desastres naturales, y a diferencia de la mayoría de los demás países europeos, el índice de criminalidad en Dinamarca es moderado, y el sentido común debería mantenerte lejos de cualquier problema.

¿Cómo es la sociedad en Dinamarca?

Dinamarca es una sociedad democrática que ofrece libertad y responsabilidad, independientemente del sexo, color de la piel, cultura y filosofía de vida. Todos tienen derecho a pensar, expresarse y escribir libremente, a asociarse y practicar la religión o filosofía de vida de su elección.